Votar al Frente de Todos para vivir mejor

En un escenario marcado por la crisis económica, la opción no debe ser el ajuste que proponen radicales y macristas ni el oportunismo de SER y Vidal, sino continuar con la reconstrucción de la provincia y el país luego de la pandemia del COVID-19.

Este domingo se celebran las elecciones legislativas para renovar parte de la cámara de diputados nacionales y senadores provinciales.

En Santa Cruz se elegirán diputados nacionales. 4 son las listas de candidatos habilitadas para competir después de las PASO: la del Frente de Todos, encabezada por Gustavo «Kaky» González, la de Cambia Santa Cruz, con Roxana Reyes, SER Santa Cruz de Claudio Vidal, y el Frente de Izquierda, con Nicolás Gutiérrez como primer candidato.

Los resultados de las primarias ubicaron a la del Frente de Todos como la lista más votada, pero el desfile de candidatos a diputado dispersos en distintas listas del Frente Cambia Santa Cruz, posibilitó a la alianza radical macrista posicionarse como la más votada.

Si bien estos resultados pueden interpretarse que fueron un efecto de la crisis económica y pandemica que afectó la vida de los santacruceños, también puede ser leída como una falta de picardía política por parte del Frente de Todos al no absorber el voto de SER o proponer alguna lista más dentro de la coalición en las PASO.

Ese voto que fue para el partido de Vidal es lo que perjudicó al Frente de Todos. Y es el voto que importa recuperar no solo para las elecciones de este domingo, sinó también para 2023.

Será el principal desafío por delante del peronismo santacruceño. Volver a atraer a ese sector de la población conformado por trabajadores y clase media para consolidarse como mayoría.

La elección de los que no votaron en las PASO

Otro sector cuyo voto resulta clave para estas elecciones es el de la gente que no fue a votar en las primarias.

Resulta lógico que por la crisis y/o apatía política no vayan a sufragar su voto. Sin embargo, en esta elección se define más que un candidato o quién entra a la Cámara de Diputados, se elige consolidar un rumbo que, más allá de que el momento que atraviese no sea el mejor, y ello repercute en forma negativa por medio de la inflación y la depreciación informal del peso, es el único camino para poder vivir mejor cuando se hayan superado las actuales distorsiones y limitaciones económicas.

Las demás alternativas (la velada intención ajustadora de los radicales y el macrismo, y el oportunismo de SER) conducen a un ajuste con precedentes en 2001, en 1989-1991, en el 1982-1983 o al Rodrigazo de 1975.

Episodios trágicos para la economía nacional que resultaron catastróficos para las vidas de millones de personas y en los que se cortaron muchos derechos de la clase trabajadora y el poder adquisitivo de ella y las clases medias se pulverizó.

El rumbo de Santa Cruz

Otro rumbo que se decide este domingo es el de Santa Cruz. Y es por eso que también el voto de quienes están desencantados por la economía y la política y los que fueron a SER son importantes.

En la formación política de Vidal solo se encuentra falsedad e instinto de supervivencia política de personas que se van de otros partidos cuando la situación se pone áspera. Así que lo más probable que suceda con esa fuerza en el corto plazo es que termine yendo hacia un lado u otro de los 2 grandes polos políticos de la provincia: el Frente de Todos o Cambia Santa Cruz.

En vez de votar por una ilusión y ser traicionado, lo mejor es votar directamente por un proyecto de inclusión social y económica con anclaje en la realidad provincial como el del Frente de Todos y su lista de candidatos a diputado encabezada por Gustavo «Kaky» González.

Comments

comments