Violentaron la estación que alberga datos sobre las últimas llamadas de Maldonado

El perito e ingeniero en electrónica y en telecomunicaciones Ariel Garbarz -quien se ofreció para determinar pericias que arrojen con quién se contactó Santiago Maldonado en las últimas horas antes de su desaparición y qué celulares estaban conectados en la zona donde se perdió contacto- informó en Actualidad 2.0 que si bien fue contactado por la fiscal federal Silvina Ávila luego no pudo presentarse en la causa porque ni siquiera fue atendido por Ávila ni por el entonces juez que instruía el expediente, Guido Otranto.

Denunció además que “rompieron el candado de la puerta de la estación radio base que corresponde a la antena” que captaba los teléfonos que estaban en el sector en donde desapareció Santiago Maldonado. Dijo que lo hicieron “probablemente con la intención de destruir las pruebas que están contenidas con los datos técnicos de los celulares que estaban alrededor del celular de Maldonado, es decir de los celulares de los responsables de su desaparición”.

Garbarz indicó que “la primera que me pidió que colabore como perito es la propia fiscal y acordamos las pericias sobre teléfonos y antenas pero repentinamente cambió de opinión, me cortó la comunicación y decidió no contar con mi colaboración y no hacer estas pericias. Después me presenté como perito por parte del primer querellante en la causa que fue Adolfo Pérez Esquivel y tampoco me quiso recibir. Eso fue el 10 de septiembre”, recordó.

“Los cálculos que hicimos con las antenas pudieron determinar cuál es la antena, la celda que recibe la llamada -en alusión a la llamada del amigo de Maldonado Ariel Garzi, que fue atendida al segundo día de la desaparición del tatuador- y ahora nos encontramos con la violación del candado” de la puerta de la estación radio base que corresponde a la antena que captaba los teléfonos que estaben en el sector de la desaparición del joven artesano.

“No sabemos si pudieron destruir datos. Sin orden judicial no se puede ingresar; es un terrneo baldío, libre, cercado y se ve la puerta desde afuera y que el candado está roto”, detalló el especialista.

Sobre si materialmente hay posibilidades de borrar la información destruyendo las antenas, manifestó: “lo que tiene la red de telefonía celular es que genera copias en distintas antenas, no sólo la que presta servicios sino las pasivas y además en este caso queda una copia en la estación radio base de la empresa chilena propietaria de la línea que tenía Santiago Maldonado porque si bien él estaba en territorio argentino, el celular era de una línea chilena”.
Dijo que lo que faltaría para poder determinar el lugar exacto en el que estaban el celular de Maldonado y los que estaban alrededor es “una orden judicial a Movistar y a WOM (empresa de telefonía chilena) para que informen los números de celulares y titulares que estaban en esa misma celda y sector”.

Consultado sobre alguna orientación de por dónde podría haber estado el celular cuando fue atendido, dijo que “puedo confirmar que la antena apunta al sitio donde apareció el cuerpo (hallado en el Río Chubut), aunque en ese punto exactamente no había cobertura. No llega el alcance de esa antena a ese punto pero sí a unos kilómetros en la misma dirección” por lo que el celular fue atendido a pocos kilómetros de donde “desapareció Santiago. La diferencia entre donde desaparece Santiago y donde aparece el cuerpo es unos 300 metros, por lo que es muy cerca”.
Afirmó que busca poder aportar, a partir de la orden judicial, cuáles son los números de celulares que estaban alrededor y a quién pertenecen. Consideró que dichos números “seguramente deben pertenecer a los responsables de la desaparición porque seguramente uno de ellos fue el que atendió el celular; no lo atendió Santiago Maldonado”, remarcó.

Finalmente, remarcó que la citación por parte del nuevo juez de la causa, Gustavo Lleral, para poner toda esta información a disposición “todavía no me llegó. Lo que sí me llegó es el mensaje que el propio juez le dio a Ariel Garzi, que le dijo que le va a dar prioridad a esta pericia. Estoy esperando para viajar a Esquel”.

“El problema en este momento es que el foco del juez y de toda la gente está puesto en las pericias sobre la morgue para la identificación del cuerpo y mientras eso está ocurriendo parece que en Esquel, donde no está puesto el foco, están haciendo maniobras tendientes a destruir pruebas. No se está investigando a los culpables de la desaparición forzada de Santiago Maldonado

Comments

comments