Vecinas se instalaron en la Dirección de Acción Social de Puerto San Julián

Vecinas del barrio Patagonia Argentina dialogan con el secretario de Gobierno y Acción Social Andrés Azuri.
Vecinas del barrio Patagonia Argentina dialogan con el secretario de Gobierno y Acción Social Andrés Azuri.

El reclamo es protagonizado por familias del barrio Patagonia Argentina. Piden que el estado municipal les habilite vales para consumo de gas envasado.

Familias autoconvocadas del barrio Patagonia Argentina entraron a las instalaciones de la Dirección de Acción Social de Puerto San Julián.

Las manifestantes irrumpieron la dependencia municipal en reclamo de vales para consumo de gas envasado que les está negando la Municipalidad por cuestiones burocrático judiciales.

El frio extremo que hace en la localidad tanto en el día como en las noches, para las que se espera esta semana que la temperatura baje aún mas, empujó a este grupo de personas, principalmente madres e hijos pequeños, a tomar la decisión drástica de hacerse escuchar de esta manera.

«Solamente venimos a pedir el gas. Hace mucho frio»

Una de las vecinas dijo a El Divergente «nosotros solamente venimos a pedir el gas. Hace frio, esta noche hará mucho frio». Mientras hablaba, otra de las mujeres comunicó que su hijo de seis meses, que estaba con ella allí, se encontraba con fiebre.

La misma señora contó que el secretario de Gobierno y Acción Social, Andrés Azuri, les dijo que volvieran al barrio para estar presentes en el relevamiento que propuso hacerles a fines de que el gobierno local tenga una real dimensión de cuantas personas viven allí.

También expresó que la Municipalidad ya había ido a realizar un relevamiento, pero no golpean todas las puertas del barrio, solo en las que están más próximas a la salida del terreno a la calle. «No estamos tomando nada, estamos esperando que nos den una respuesta», agregó.

Estado local paralizado ante drama humano

La acción del día de hoy es un capitulo más del drama que viven las familias que se instalaron desde marzo de 2021 en el barrio denominado Patagonia Argentina.

Con la llegada del invierno, y quizás a modo de persecución y desgaste, se les cortó cualquier tipo de acceso a la electricidad y el agua. Y ahora se enfrentan a la negativa del municipio para repartirles vales de gas envasado y evitar así pasen noches tan frías.

Azuri dijo a este medio que el estado municipal realizó 2 relevamientos y que en la primera ocasión pudieron contabilizar 3 personas mientras que en el siguiente a 4. Lo cual se condice con el reclamo de las vecinas de que el gobierno no averiguó lo suficiente sobre cuantas personas viven realmente allí.

El secretario de Gobierno dio a entender que en el barrio no viven ni 25 ni 11 personas, y que por lo tanto no son muchas familias las que viven ahí y hay mucha gente solo va un par de horas al lugar y luego se desplaza a otro lado.

Ese argumento, al igual que el de la judicialización de esas casas sin terminar, parece paralizar al ejecutivo municipal al momento de brindar una solución a un problema de afecta la dignidad de quienes se hicieron presentes de manera desesperada en Acción Social.

Dos propuestas y pocas expectativas de solución

Azuri reiteró su propuesta de ir al barrio a hacer un nuevo relevamiento en esta misma tarde. La idea, dijo, es que los vecinos le den un petitorio solicitando vales de gas para hacérselo llegar al intendente Gardonio y el gabinete para llegar a tomar una determinación por escrito. «Hasta que no haya una respuesta sobre cuanta gente es la que necesita gas y cuales son los requerimientos no vamos a articular».

Las vecinas piden, al menos, una constancia a nivel escrito de que el estado local no les quiere facilitar vales de gas envasado por una cuestión de ilegalidad, ya que les sirve para presentarlo en otras instancias que pueden movilizar recursos hacia ellos o tomar decisiones que impliquen una vuelta de los servicios públicos a esos terrenos.

El reclamo aún permanece sin resolver. «Vamos a seguir esperando aquí hasta que nos respondan. Estamos pidiendo que nos habiliten la cocina aunque sea para cocinar un paquete de fideos. Hay niños de entre 1 y 3 años, y una mujer embarazada» dijo una de ellas.

Comments

comments