Indignación con UVC por filmar, exponer y estigmatizar a menores sin permiso en Puerto San Julián

Una vecina acuso a ese medio por filmar a su sobrino y unos amigos suyos mientras estaban en el Corralón Municipal.

La tía expuso que gente del canal difunde las filmaciones en los grupos locales de Facebook a través de distintos perfiles.

Vecina de Puerto San Julián expresó indignada en redes sociales que un sobrino suyo fue escarchado por Universal Video Cable mientras estaba en el Corralón Municipal con otros niños.

La tia señaló que, si bien el menor, al igual que sus compañeros, no debían estar en ese lugar debido a que no es algo legal ni que corresponda, desde ese medio también realizaron un acto ilegal que es el de filmar a menores sin consentimiento de los padres.

Campaña de estigmatización

Pero la incómoda secuencia de hechos no se detiene ahí, pues la mujer subrayó que las filmaciones fueron publicadas en distintos grupos de vecinos en Facebook por perfiles ligados a UVC.

Estos registros visuales fueron publicados en esos grupos junto a otras filmaciones que muestran, entre otros hechos, un robo de pelotas en Independiente. Una operación de baja estofa que ya representa un oscuro afán por estigmatizar a los niños.

Distinta vara

La vecina también observó en este conflicto una situación en la que se utiliza distinta vara: para los adultos que delinquen no hay escrache público con filmaciones filtradas en redes sociales por miedo a represalias.

Sin embargo, cuando son menores los que hacen cosas indebidas, se procede al linchamiento virtual porque son vulnerables y débiles.

La tía de los sobrinos dijo a El Divergente que si fuera la madre denunciaría al medio, sin embargo, desconoce como es que se procederá.

Filmar menores sin consentimiento es ilegal

La acción llevada a cabo por UVC es polémica y con un pie metido en el barro de la ilegalidad. Según el abogado Eduardo Diaz Razmilich, en palabras a El Divergente, no es legal filmar menores sin el consentimiento de su representante ante las leyes (padres o tutores a cargo).

Una defensa de la acción infame del medio de comunicación podría argumentar que los menores se encontraban en propiedad del estado local vedada a la población general salvo personal autorizado.

No obstante, por más que inclusive en el canal tuvieran aval de las autoridades del para circular por el lugar, se trató de un privado cometiendo un abuso al filmar menores sin consentimiento de sus padres o encargados de criarlos.

Comments

comments