Un bailarín sanjulianense de tango y folklore en Buenos Aires

Se llama Jorge Esteban Mansilla y se gana la vida con actividades en las que el tango y el folklore son los principales condimentos.

Empezó sin un peso su vida allí pero a base de esfuerzo y ganas pudo encontrar su lugar gracias a la práctica de esos géneros musicales.

Un sanjulianense fue a aprender tango en Buenos Aires y pudo hacerse un lugar allí gracias a ese genero musical y al folclore.

Se llama Jorge Esteban Mansilla. Se trata de una persona que ha cambiado radicalmente su estilo de vida gracias a su amor por el tango. De trabajar en la prefectura naval en Puerto San Julián pasó a bailar y enseñar a bailar tango en la capital nacional.

Mansilla inició su vinculo por el tango en su Puerto San Julián natal. Cuando todavía era marinero, comenzó a ver una sucesión de performances tangueras en la esquina de la cuadra donde está la sede sanjulianense del Banco Provincia. A partir de ese momento inició una relación que se mantiene al día de hoy y se encuentra en su mejor momento.

Esta persona contó a El Divergente que la principal razón por la que fue a Buenos Aires fue la de perfeccionar su aprendizaje del tango. Aunque también, aseveró, se sintió atraído por su nivel cultural.

El tango, una pasión que nació en Puerto San Julián

Más allá de haber consolidado su saber en la capital federal, Mansilla dijo que la parte inicial, y por lo tanto también fundamental, de su aprendizaje, estuvo en Puerto San Julián. Aquí también comenzó a dictar un taller de Tangoterapia para trabajadores mineros de Vanguardia con el objetivo de mitigar el estrés laboral en la comunidad obrera del yacimiento.

Sin embargo, debía realizar otras actividades para poder tener solvencia económica. Además de marinero de la prefectura también manejó remis y auto para mensajería.

Jorge afirmó que no fue algo difícil aprender a bailar tango. En un principio era medio pata dura, expresó, sin embargo, fue mejorando su técnica. Estudió una tecnicatura de Tango y Folclore en la escuela de Andrea y Pablo, que duró cinco años y, gracias a ello, pudo obtener con éxito una certificación que lo avala como bailarín profesional y profesor.

Una vida dedicada al baile

El bailarín contó que en Buenos Aires pudo armarse una agenda de trabajo en la que el tango y el folclore abarcan una gran parte de ella. Realiza actividades que en su mayoría son en el marco virtual debido a la pandemia de la COVID-19, sin embargo ha consolidado un público y una clientela que le aseguran un ingreso nada desdeñable.

Así, continúa con su taller de Tangoterapia, el cual a veces se transmite en directo desde el Puente de la mujer, en Puerto Madero, o en el paseo ubicado detrás de la Casa Rosada y la avenida Paseo Colón, lugares emblemáticos de la ciudad. También da clases de Tango, una vez por semana, y Folclore, jueves y viernes en Parque Lezama a las 10 y media de la mañana para adultos mayores.

Mansilla dijo que la pandemia complicó su actividad, que antes tenía como uno de los epicentros al subte, en el que en la actualidad están vedados los espectáculos públicos.

El subterráneo de Buenos Aires ha sido el lugar donde Mansilla hizo sus primeras armas como artista en aquella ciudad.

El subte se trata de un lugar en el que el sanjulianense pudo alcanzar sus primeros pasos hacia adelante en el encontrarse un medio de vida luego de unos primeros tiempos complicados, en los que no encontraba ningún trabajo y tuvo que ponerse a bailar en un semáforo.

Jorge Mansilla publica videos en donde baila y ofrece espectáculos y cursos en vivo en la página de Facebook «El gaucho del subte» o la página personal en esa misma red social «Jorge Esteban Mansilla».

También da la posibilidad de que los espectadores tengan a consideración hacer un aporte económico via Mercado Pago a conciencia para que pueda continuar ofreciendo sus performances.

Podés comunicarte con Jorge Esteban Mansilla al teléfono +54 9 2966 60-0932 o haciendo click en el siguiente enlace

Comments

comments