Se derrumbaron 40% las ventas de autos y la industria pide auxilio al Gobierno

cae la venta de autos
cae la venta de autos

Cae la venta de autos También cayeron 50% los planes de ahorro. Es por el efecto combinado de devaluación, pérdida de poder adquisitivo y altas tasas que no permiten la financiación. La negociación con los ministros Sica y Dujovne.

Casi de la noche a la mañana la industria automotriz pasó de tener más clientes que autos a que le sobren en las concesionarios vehículos sin vender. Calculan que hay un stock de autos equivalente a cuatro meses, un nivel pocas veces alcanzado en la Argentina y que impacta en las decisiones de producción. Decididamente hay autos de sobra porque no se venden.
Al enumerar los motivos se señala la devaluación que entonó los precios de los autos, sueldos que no alcanzan y tasas excesivas que impiden la financiación.

Este mediodía la flamante cúpula de Adefa que nuclea a  las 12 fábricas de la Argentina hizo públicos los crudos números del sector. En octubre las ventas se desplomaron 40% en comparación con un año atrás. Sucede después de los cinco mejores meses de la historia como ocurrió entre enero y mayo de este 2018.

Hernán Vázquez, de Volkswagen y titular de la cámara sectorial contó que apenas se vendieron uno 46.000 vehículos livianos durante el mes que termina hoy. Acompañado por  Peláez Gamboa (Renault) en la vicepresidencia y César Luis Ramírez Rojas (Scania), que es secretario, contaron  que los planes de ahorro cayeron 50%. “Las cuotas de los planes subieron y los sueldos aún nos e acomodaron”, explicó Vázquez.
Por cierto, las automotrices re calcularon las cifras de ventas anuales en 760.000 unidades, un volumen que está nutrido de la buena performance de la primer parte del año. “Vamos a tomar medidas”, soltó Vázquez que contó que en Volkswagen ya redujeron un turno de producción y están buscando nuevos mercados para exportar.

La novedad es que no esperan que la situación mejore en 2019 cuando calculan ventas por unas 620.000 unidades. Con esos datos las 12 fábricas fueron a verlos sucesivamente al presidente Macri y a los ministros Sica y Dujovne.
Les plantearon que con los cambios impositivos que implican para ese sector, la reducción de reintegros de 6,5% a 2% para la exportación y la aplicación de retenciones de $ 3,36 por dólar exportado, pierden US$ 500 millones entre 2019 y 2020.
Vázquez calculó unos US$ 300 millones en el caso de los retenciones y otros US$ 200 millones en los reembolsos.

El ejecutivo admitió que en la Casa Rosada recibieron una respuesta cautelosa y deslizó que están analizando un bono por parte del Estado a pagar en 2021 a manera de compensación, aunque es por ahora es una medida en estudio.  Otra es la posibilidad de eliminar aranceles de importación, hoy del 14%, a todos aquellos insumos de la industria que no se fabriquen en el país, desde el acero al caucho.

Los industriales advierten que el nivel de inversiones comprometidas desde el inicio del gobierno de Macri que totalizan US$ 5.000 millones puede marchar ahora a ritmo más lento. Y confirmaron que en 2019 no habrá salón del automóvil en Buenos Aires y que probablemente el de 2017 haya sido el último en su tipo. “Cambió la manera de relacionarnos y de promocionar nuestros productos, aquí y en el mundo”, dijo tajante Vázquez al explicar que el salón implicaba desembolsa US$ 20 millones por diez días en la Rural, algo que con la caída en las ventas ya no pueden afrontar.

-¿Qué expectativa tienen con Brasil?

-En 2019 tendremos que volver a negociar la integración de autopartes de cada país. Creemos que se va a recuperar como mercado y pensamos que no hay ninguna posibilidad que Brasil de la espalda a la Argentina en nuestro sector. Nos necesitamos mutuamente.

Fuente Clarín

Comments

comments