Para pensar…y opinar…

Los Derechos de unos ¿terminan donde comienzan los derechos de los otros?

Los ciudadanos de Santa Cruz (y de otras provincias también) venimos contemplando algunos y viviendo “en carne propia” otros, las disputas que por salarios y otros motivos mantienen los docentes a través de sus entidades gremiales con el Gobierno Provincial.

Lo cierto es que, sin poner en tela de juicio los reclamos de los trabajadores de la educación que seguramente son muy justos, los educandos de las escuelas provinciales y de algunas de gestión privada pero que el Estado Provincial les paga los salarios, se encuentran en medio de esta disputa y terminan siendo perjudicados y vulnerados en uno de sus principales Derechos, el Derecho a la Educación.

La ley nacional 26.061 de “Protección Integral de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes” y la ley provincial 3.062 dictada en el mismo sentido, parecen estar ausentes en esta instancia en que justamente, los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes están siendo vulnerados de manera permanente por no recibir esa “cuota” diaria de educación y enseñanza escolar que merecen y a la que tienen pleno Derecho, amparados por las dos leyes mencionadas.

Ahora bien, los docentes tienen el legítimo Derecho de reclamar y hacerlo a través de la huelga es constitucional y no está fuera de la ley, por eso la pregunta que titula la nota y que en todo caso afinamos más todavía consultando ¿Tienen los alumnos prioridad en el ejercicio de sus Derechos por ser menores a los que los adultos debemos preservar y obrar para que su cumplan sus Derechos??

¿Existe alguna otra manera en que los docentes puedan hacer su legítimo reclamo sin afectar uno de los Derechos más sagrados que tiene un niño como es el Derecho a Educarse?

Comments

comments