Para Guerci y Piero Boffi, el convenio era la mejor solución al problema de la ex comisaría de Puerto San Julián

Los concejales Pehuen Guerci (FdT) y Mario Piero Boffi (UCR).
Los concejales Pehuen Guerci (FdT) y Mario Piero Boffi (UCR).

Los legisladores locales señalan que el acuerdo reconocía tanto los intereses del IMA en construir el gimnasio como el de los Amigos por el Patrimonio en preservar parte de la comisaría como espacio para la historia y la memoria.

Los concejales Pehuen Guerci (Frente de Todos) y Mario Piero Boffi (Unión Cívica Radical) coincidieron ante El Divergente en que la mejor salida a la crisis de la ex comisaría era el convenio al que habían suscrito el municipio y el Instituto María Auxiliadora (IMA).

Ambos expresaron que el acuerdo iba a respetar los dos proyectos en disputa sobre ese terreno. Tanto la construcción del gimnasio en el caso del IMA como la preservación de un sector de la fachada y el interior del demolido inmueble para el desarrollo de un espacio de memoria histórica.

El presidente del Concejo Deliberante Pehuen Guerci dijo que hay que esperar a que la Comisión de Lugares, Edificios y Monumentos Históricos evalúe la situación y se expida al respecto. Mientras tanto cualquier acción sobre la propiedad está impedida por una disposición nacional.

Piero Boffi, por su parte, expresó que, caído el convenio por la declaración del ejecutivo nacional, el cuidado del inmueble pasa por Nación. Que deberá de proveer recursos para su mantenimiento en tanto espacio para la memoria.

Ambos defendieron la posición del IMA, a la que caracterizaron como una institución de confianza entre la comunidad de Puerto San Julián.

Al respecto, el concejal Boffi manifestó que la situación es molesta para el colegio y para los padres que llevan a sus hijos allí, pues saben de los problemas de espacio que tiene el lugar para el desarrollo de actividades físicas y recreativas.

Sobre el lobby que se generó alrededor de la ex comisaria para que se erija en Monumento Histórico Nacional, Piero Boffi apuntó a un sector político que apoyó la iniciativa de los Amigos por el Patrimonio previa al convenio e hizo que llegara a instancias nacionales a través de una dinámica que no se detuvo frente a la firma del convenio. Guerci, por su parte, expresó que se eligió «un camino que no fue el correcto».

Comments

comments