Médicos del Lombardich dieron parte erróneo sobre salud de Ernesto Peirone luego de operación

Lo aseguró su hija Ailin Peirone a El Divergente. Expresó que cuando lo recibieron en Caleta Olivia para que le dieran sangre, los doctores aseguraron que se encontraba en estado de suma gravedad, y que ello no constaba en el parte médico enviado desde Puerto San Julián.

Ailín afirmó que, al momento de trasladarlo a Caleta, el médico que lo atendió en el distrital le habían asegurado que su padre iba a estar allí solo 48 horas y luego volvía.

Realizó una denuncia penal y espera aportes sobre lo que realmente sucedió con Ernesto.

Ailín Peirone, la hija del recientemente fallecido Ernesto Hugo Peirone, habló con El Divergente y reiteró sus dudas de la responsabilidad del Hospital Distrital en el repentino deceso de su padre, acontecido la semana pasada luego de una operación de varices.

En el relato sobre lo sucedido, la Licenciada en Comunicación Social, quien se encontraba en Puerto San Julián por unas semanas, con el objetivo de visitar a su familia y realizar un documental sobre el femicidio de Zulma Malvar, para luego volver a Villa María, Córdoba, donde vive y trabaja, contó que el cirujano que atendió a su padre en el Lombardich jamás le informó sobre la gravedad del estado posoperatorio de su padre al momento de la derivación.

Después de realizada la operación de varices que tenía programada, los doctores pasaron de decirle que la recuperación transcurría con normalidad a cancelarle la visita para ver a su padre y proporcionarle informaciones confusas sobre su estado de salud.

Ya a las 18 horas, tuvieron que trasladar a Ernesto de urgencia a Caleta Olivia. Perdía sangre por una mala sutura, le dijeron los médicos a Ailin, y en el Lombardich había faltante de ese elemento para solucionar el problema. En aras de calmar la situación, también afirmaron que el paciente estaba estable y volveria a Puerto San Julián en 48 horas porque sólo necesitaba más sangre.

Sin embargo, el viaje hacia Caleta que inicialmente informaron que se concretaría 30 minutos más tarde, se concretó una hora y media después, sin que ningún familiar fuera informado la razón de la demora.

Una vez en Caleta Olivia, el cuadro de situación se volvió mucho más preocupante. Quienes atendieron allí el caso dijeron a la familia Peirone que el parte que le dieron sobre Ernesto no se correspondían con la observación clínica efectuada por el terapista.

De haber conocido su estado, comentó el profesional que habló con ellos, habrían tenido que evaluar la derivación porque allí no contaban con un médico cirujano vascular. El informe desde San Julián que le brindaron a este medico terapista se limitaba a la necesidad de proveerle sangre que el hospital ya no tenía. 

Así fue como en medio de ese caos generado por una mala praxis que se desconoce como se dio realmente porque el Hospital Distrital no transparenta la información sobre lo que realmente pasó, Peirone no pudo sobrevivir a una operación que parecía simple pero quienes la llevaron a cabo no estuvieron a la altura de las circunstancias y, como si fuera poco, ocultan qué fue lo que pasó para que la vida de este vecino terminará de esa forma tan desoladora.

Ailín dijo que ya realizó la denuncia penal para que se investigue que pasó sobre todo el transcurso que el sistema de salud estuvo a cargo de la atención de su padre y espera junto a su hermano Lihuen, aportes de quienes tengan datos sobre lo que aconteció con su padre para ayudar a saber la verdad.

Aseguró que muchas personas le contaron malas experiencias que tuvieron en el hospital, y que la idea, con la acción judicial llevada a cabo, es visibilizar el maltrato sistemático y que si hay responsables sean castigados por la ley. Finalizó diciendo que la salud es un derecho y también la información sobre el curso de la atención en el sistema sanitario.

También expresó que tanto Lihuen como ella quieren que la justicia pueda encontrar la verdad y las respuestas que buscan para honrar su memoria y estar en paz con sus recuerdos. Lo caracterizan como un hombre lleno de proyectos, que se estaba mudando a Córdoba para disfrutar su jubilación.

Comments

comments