Medico obstetra anti-derechos de Puerto Santa Cruz pidió no abortar a menores violadas

El obstetra Pecile, a favor de negarle el derecho a las mujeres violadas de interrumpir su embarazo.
El obstetra Pecile, a favor de negarle el derecho a las mujeres violadas de interrumpir su embarazo.

Las polémicas declaraciones despertaron el repudio de las organizaciones en defensa de los derechos de la mujer.

La postura del obstetra refleja una realidad hostil para el cumplimiento de una legislación que está vigente desde 1921.

Un médico cirujano especializado en obstetricia de Puerto Santa Cruz, Elder Pecile, dijo en declaraciones radiales que se «opone a los abusos sexuales entre comillas» y propuso no abortar a las mujeres violadas.

En declaraciones a una FM local, manifestó incluso que trata de convencer a las victimas de violación de completar sus embarazos.

Consultado sobre cuál es su postura ante el aborto, Pecile contestó: “Yo quiero trabajar con un equipo interdisciplinario: que venga la mujercita con el problema, que no venga ni su madre ni su abuela. Entonces le decimos: ‘Señora, mijita, cuántas personas en el mundo están anotadas para adoptar un bebé y vos tenés uno y lo vas a tirar. Te cuidamos, te tenemos en sábanas de seda, te brindamos todo lo que necesitás, tenés tu hijo y lo regalás, lo donás, lo das en adopción, pero no lo tirés. Ese es el camino correcto’”.

Las declaraciones de Pecile reflejan una situación general en la cual es difícil para las mujeres victimas de violación acceder a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) debido a la postura de ciertos médicos que anteponen su postura personal a lo que deben hacer. En este caso frente a una legislación que existe desde 1921.

Según la agrupación Rosa Rabiosa son decenas los casos en que, por la negativa de los profesionales del hospital, las autoridades tuvieron que pedir traslados a otras localidades donde se pudiera garantizar el derecho a la interrupción del embarazo.

Puerto San Julián no está exento de estos elementos del mundo de la salud pública que priorizan una postura reaccionaria y prohibicionista subjetiva ante un derecho consagrado, pues una chica con un embarazo de más de 18 semanas fue al hospital donde supuestamente hay una médica que garantiza ILE, pero no le quiso realizar el legrado y la mandó a Río Gallegos. Ahí pasó cuatro días internada y escuchó decir de la boca de los médicos que ellos no acompañan abortos.

Comments

comments