Malestar entre vecinos por el precio de los huevos y cigarrillos.

El huevo encabeza la lista de alimentos de primera necesidad que se han encarecido debido a la inflación.

El desabastecimiento y aumento de los cigarrillos genera preocupación entre sus consumidores.

El poder de consumo de los vecinos de San Julián se ve cada vez más golpeado por los continuos aumentos de precios en alimentos de primera necesidad, como el huevo, y el desabastecimiento de productos como el cigarrillo.

El caso del huevo es ejemplar. Pues el precio exorbitante del maple ($290 en promedio) ha escandalizado a los vecinos. Que están haciendo cuentas para ajustar sus gastos y pagar impuestos en un contexto de cuarentena, recesión e inflación.

Al respecto, un verdulero de la ciudad dijo a El Divergente que «ahora hay escasez de huevos. No están llegando en grandes cantidades ni mucho menos. Nosotros recibimos al distribuidor con un aumento de la mercadería bajo su brazo. En consecuencia tenemos que aumentar el precio para el consumidor final.»

El comerciante también aseveró que «en varias ocasiones no hemos hecho este aumento porque nos parecía muy caro y de esa manera no íbamos a poder venderlos. Nos hemos comido muchos aumentos sin pasarlos al precio final. Ahora lo tuvimos que hacer porque no hay suficiente abastecimiento de huevos».

Esta misma fuente expresó al medio que «los huevos, como los cigarrillos, no te dejan ganancia. Los huevos que se compran al por mayor suelen llegar rotos. A veces llegan dos o tres maples con los huevos todos rotos. Y ahí es cuando se pierde la ganancia».

Desabastecimiento de cigarrillos.

Los vecinos también se topan con el desabastecimiento casi total de productos como los cigarrillos. No se consiguen en ninguna tienda. Solo por vías informales y a precios totalmente fuera de referencia.

Los únicos cigarros que se encuentran son de una marca llamada Master. Proveídos por personas que vieron la oportunidad en la crisis comprando stocks por comercio digital o contrabando para revender cada paquete a $500, en un claro acto de aprovechamiento sustentado en la adicción que genera este producto en la mayoría de sus consumidores.

El faltante de cigarros es un problema no solo local, pues responde a una situación en la que no hubo abastecimiento de cigarros en todo el país debido al cierre de las tabacaleras desde el veinte de marzo por la cuarentena.

La reciente flexibilización del aislamiento preventivo permitió la reapertura de fabricas en el sector. Las autoridades facilitaron la importación de cigarrillos para cubrir el faltante de stock hasta que se normalice la producción y distribución de las tabacaleras que operan en el país. Por lo que se espera una normalización del abastecimiento en los siguientes días.

Los vecinos, mientras tanto, oscilan entre la indignación y la bronca ante los precios de los alimentos y productos, viéndose en la necesidad de ajustar gastos semana tras semana para llegar a fin de mes. Algunos, sin embargo, se toman con humor la situación permutando sus cigarros y huevos por un terreno con casa.

Comments

comments