Malestar entre mujeres de Puerto San Julián porque no dan turnos para ecografías en el Lombardich

Mujeres que llevan ya entre 7 y 8 meses no tienen posibilidad de saber como marchan sus embarazos porque el hospital no puede atenderlas ¿Desborde por la COVID-19, negligencia o acomodo?

Mujeres embarazadas de Puerto San Julián no pueden hacerse ecografías en el Hospital Distrital porque no dan suficientes turnos.

Una de las vecinas perjudicadas por la mala atención a embarazadas en el Lombardich hizo público el problema. Lleva cuatro meses sin poder hacerse una ecografía y su embarazo es de 7 meses con el agravante de que en el último estudio le habían detectado, a ella, un tumor benigno.

La mujer contó que, luego de insistir, le dijeron que se comunicara con el hospital el 30 de octubre, pero en ese día le dijeron que se habían acabado los turnos. A la semana siguiente, le dijeron que ya no los daban.

Otra vecina, embarazada de 8 meses y con una sola ecografía realizada, contó el mismo problema a El Divergente. Como justificación por negarle el turno con el ecógrafo, le dijeron que si no es por una urgencia no puede ser atendida, y que tiene que quedarse en su casa.

Alternativas al Lombardich

Ante la incapacidad del Lombardich por ofrecer a embarazadas y vecinas en general la posibilidad de hacerse ecografías surgen alternativas como el Centro Zulma Malvar, donde por medio del envío de un mail o una comunicación telefónica se puede pedir turno con una receta vieja dadas las circunstancias actuales. También están las posibilidades que ofrecen las obras sociales para quienes cuentan con ellas.

Sin embargo, son paliativos insuficientes ante una falla del hospital en algo elemental como la atención a mujeres embarazadas o de algún problema de salud como el surgimiento de tumores.

¿Desborde o acomodo?

La mujer que denunció en Facebook la dificultad para acceder a un turno para hacer ecografía, expresó que mientras a ella se lo niegan hay mujeres que fueron atendidas. Y da a entender que hay una suerte de acomodo o distinta vara en el trato.

Ante la falta de evidencias sobre el supuesto acomodo, también puede hablarse de una cantidad insuficiente de turnos para distribuir, aunque no sería la primera vez que haya una manipulación de turnos para repartirlos entre gente afín.

La COVID-19 impuso una realidad compleja para atención médica, en la cual el virus parece acaparar casi toda la atención mientras el resto de los problemas, que atañen a la población vulnerable como mujeres embarazadas, adultos mayores y vecinos con problemas crónicos de salud parecen quedar en un segundo plano.

Comments

comments