Los Amigos por el Patrimonio buscan preservar ex comisaría como patrimonio histórico de Puerto San Julián

Los integrantes del espacio se congregaron afuera del edificio para comunicar a la prensa su posición respecto a la venta del edificio.

La Asociación de Amigos por el Patrimonio de Puerto San Julián encabezó un acto público afuera de la ex comisaria para comunicar a la prensa su posición respecto a la venta del inmueble a un colegio de la localidad para levantar allí un gimnasio.

En esta semana, el que era propietario del terreno ya concretó la venta del mismo al colegio, esto da luz verde al último para desplegar las reformas en el lugar. No obstante, la asociación apela a la buena voluntad de la institución educativa para escuchar la propuesta de armonizar ambos proyectos.

Diego de la Mata, presidente de la asociación, explicó a los medios que desde 2018 pretenden que el edificio, construido en 1907, sea declarado patrimonio histórico.

Luego de las gestiones iniciadas con el Concejo Deliberante hace dos años, no hubo avances. No obstante, en junio de este año se visibilizaron negociaciones para que el terreno sea vendido a un colegio que quiere instalar un gimnasio allí.

De la Mata destacó que el lugar donde se erigió la ex comisaría nunca fue público, sino que siempre fue privado y alquilado en todo caso por el estado provincial en distintos momentos.

También remarcó que no están en contra de la operación inmobiliaria, pero quieren preservar parte del patrimonio para generar un espacio para la memoria local y provincial.

Los integrantes de la asociación subrayaron que pese al revés sufrido por parte del municipio, la Cámara provincial de Diputados emitió una resolución que declara al sitio como monumento histórico.

Al respecto, dijeron que el reconocimiento supone un factor a favor en la negociación sobre que hacer con la propiedad. En principio, la asociación busca preservar la fachada y gestionar el rearmado del calabozo. O sino, en el peor de los casos, buscar otro lugar para montar con los restos de la estructura un espacio para la preservación histórica.

Para Pablo Walker, otro miembro de la asociación, deberían co-existir ambos proyectos porque en la ex comisaría han sucedido eventos que merecen ser preservados en la memoria histórica como el encarcelamiento de Facón Grande, la represión a los obreros y a los militantes radicales.

No obstante, considera que los recientes compradores del terreno tienen la intención de acelerar el proceso de limpieza del lugar y las evaluaciones sobre las condiciones del lugar no son buenas. De todas maneras, apeló al optimismo: las piramides de Egipto tienen miles de años y siguen en pie.

Marita Molina, otra miembro de la asociación, manifestó que se perdió un 50% del edificio debido a su estado deteriorado, y apuntó a la falta de un inventario que tenga en cuenta a las estructuras edilicias como la ex comisaría, que terminan siendo destruidas sin tener en cuenta su valor.

También subrayó que ellos no tienen el interés de quedarse con la propiedad, sino que desean preservar una parte como patrimonio histórico para hacer un museo con fotos y archivos que tienen sobre los acontecimientos ocurridos allí. Por último advirtió que no quedan muchos edificios históricos en pie y que por eso, sería una buena oportunidad conservar lo poco que queda.

En la asociación consideran que el asunto debería ser propicio para comenzar a darle más importancia a la conservación de edificios históricos y a la historia local en sí. También apuntaron a que el turismo local y provincial puede verse beneficiado al respecto.

Comments

comments