Las razones del primer caso de COVID-19 en Puerto San Julián

Cerro Vanguardia minera donde habría comenzado el primer caso de COVID-19 de Puerto San Julián
Cerro Vanguardia minera donde habría comenzado el primer caso de COVID-19 de Puerto San Julián

La primera afectada por el virus estuvo en contacto con el presunto paciente cero. Quien estuvo de viaje en zona de riesgo y recién al día de hoy se sometió a un hisopado para verificar si tiene o no COVID-19.
 Voces críticas de la comunidad minera señalan a la empresa que administra la atención sanitaria en Cerro Vanguardia, donde trabajan estas personas, como responsable por no emplear mayores controles cuando era ya un requerimiento necesario.

El primer caso positivo de coronavirus está dando que hablar en Puerto San Julián. Y no es para menos, pues se trata del segundo caso en la provincia sumando el de El Calafate.

En declaraciones a un medio radial local, Paola (así se llama la mujer afectada) expresó que ella se encuentra bien. Está con sus hijos aislada hace ocho días.
En relación a los rumores que circulan en la localidad, comunicó su molestia por la gente que habla sin saber sobre su salud y vida diaria. También negó comentarios como los que la vinculan a un viaje a Canadá o a un mal comportamiento al no respetar la cuarentena obligatoria.
“No me fui a ningún lado. Solo fui a trabajar, y en los francos estuve con mi familia” expresó. A su vez, también deslindó a la empresa para la cual trabaja de cualquier responsabilidad sobre su salud. “Uno se puede contagiar en cualquier lado” aseveró.


¿Cómo llegó el coronavirus a Puerto San Julián?

Si bien Paola deslinda a la empresa para la cual trabaja y afirma que el virus puede contagiarse en cualquier lado y situación, el primer caso de COVID-19 en una habitante de Puerto San Julián despierta dudas sobre cómo ha podido desplazarse esta enfermedad a la localidad y arroja luz sobre la desprolija gestión de la salud privada en ámbitos de trabajo como el de la minería.

Un virus que se propaga por vía de la saliva y la mucosa, de persona a persona y se transporta a través de humanos embarcados en aviones, nos lleva a la posibilidad de que uno o varios individuos que viven y/o trabajan en Santa Cruz, y han viajado a zonas de alto riesgo por contagio, sean quienes lo hayan traído.

Hace más de una semana este medio realizó un seguimiento sobre la situación del presunto paciente cero. Un trabajador minero, de nombre F.M., que estuvo de vacaciones en Tailandia y Europa.

Ante la información de que este trabajador viajó al exterior, el protocolo de seguridad de la empresa en la cual trabaja fue activado. Lo atendieron en la ambulancia del servicio médico contratado por la minera que lo tenía que llevar al Hospital Distrital de San Julián, y fue devuelto a su lugar de trabajo por este mismo vehículo pese a las recomendaciones provenientes del hospital consistentes en enviarlo a su domicilio en Rio Gallegos.

La negligencia del servicio médico contratado por la minera de Cerro Vanguardia.

La falta de profesionalismo y definición del servicio privado de salud de la minera incidió en que el hombre estuviera confinado en el lugar de trabajo hasta que al otro día fue enviado a la capital provincial. Recién al día de hoy se le hizo el hisopado.

Este hombre trabaja en el mismo turno que la mujer que dio positivo. No son de la misma área, pero posiblemente haya muy pocos puntos de separación entre uno y otro dentro de la estructura organizativa de la mina. Pues laboran en el mismo turno.

Esto nos lleva a que, si esta persona también tiene o tuvo coronavirus lo haya contagiado en forma directa o indirecta a la mujer afectada, propagándolo también de manera colectiva, por negligencia propia y del servicio médico en Cerro Vanguardia que en su momento subestimó este caso en momento en el que, si bien las luces de alerta no eran tan visibles como ahora, ya estaban encendidas en el estado nacional y provincial.

La minería es una de las actividades más dinámicas de la economía local y provincial, un punto de aglomeración de personas no solo de Santa Cruz sino también de otras provincias. La falta de profesionalismo en el control de la enfermedad resulta una variable riesgosa que juega a favor de la propagación de problemas que pueden evitarse actuando como corresponde.

Cerro Vanguardia ahora está al mínimo de actividad y se han mandado a cuarentena a casi todos sus trabajadores, sin embargo, el daño ya está hecho. Ante la imposibilidad de rebobinar la cinta, solo queda actuar en el escenario presente con los elementos disponibles para evitar la expansión del COVID-19 en tierra sanjulianense y santacruceña.

Comments

comments