Jefe de gabinete provincial negó que barrio tomado en Puerto San Julián esté judicializado y dijo que gobierno de Tomasso desvió fondos para su terminación

El jefe de gabinete, Leonardo Álvarez, criticó duramente al ex intendente de Puerto San Julián Tomasso.
El jefe de gabinete, Leonardo Álvarez, criticó duramente al ex intendente de Puerto San Julián Tomasso.

Así, el funcionario desmintió la versión de los hechos expresada por el actual jefe de gobierno municipal, Daniel Gardonio, quien decía que no podía hacer nada respecto al conflicto porque los terrenos ocupados están bajo la Justicia federal.

El jefe de gabinete del gobierno de la provincia de Santa Cruz, Leonardo Álvarez, dijo ante la prensa local que el barrio sin terminar ocupado por más de 30 familias no se encuentra bajo intervención de la Justicia federal.

También se refirió a la corrupción de la gestión que precedió al mandato actual de Gardonio, encabezada por Tommaso, acusándola de desviar 7 millones de pesos que eran para avanzar con las obras de dichos terrenos.

Estas declaraciones responden a la versión de los hechos comunicada por el actual intendente, Daniel Gardonio, quien dijo que el municipio no puede hacer nada respecto a la toma porque las viviendas tomadas están bajo potestad judicial federal debido a «distintos hechos de corrupción».

El jefe de gabinete provincial agregó que el estado local ni siquiera canceló el contrato con la empresa a la que se le había adjudicado la obra (Servicios Generales de Carlos Quispe), pues los medidores de luz en el lugar aún siguen facturándose a nombre del dueño de esa constructora. De hecho fue él quien solicitó la desconexión de la electricidad una vez iniciada la ocupación.

Los dichos de Leonardo Álvarez ratifican y a la vez esclarecen la información proporcionada por el abogado Eduardo Díaz Razmilich a El Divergente en el día de ayer, la cual decía que la Justicia Federal no tiene nada que hacer en el barrio tomado, y que corresponde actuar a la Justicia ordinaria sobre un hecho de carácter local.

Si bien el jefe de gabinete dio a entender que corresponde al municipio resolver el problema, queda por escuchar la replica desde la intendencia sobre una cuestión de la que nadie parece tener mucha voluntad de hacerse cargo porque se trata de un conflicto cuya intervención de una u otra fuerza política puede ocasionar riesgos que ninguno tiene motivación de asumir en un año electoral.

Comments

comments