Infancia Feliz: dos años ayudando a las y los más necesitados de Puerto San Julián

Merendero Infancia Feliz

El merendero da de comer a más de 70 niños de la localidad. Con la crisis pandémica y económica también asiste alimentariamente a gente de entre 50 y 60 años.

Actualmente encabezan una compaña para recolectar mantas y en los próximos días iniciaran otra para reciclado de juguetes de cara al Día del Niño.

El pasado 23 de junio, el merendero Infancia Feliz cumplió 2 años de existencia. Desde ese momento a la actualidad, se ha transformado en una de las principales organizaciones sociales de Puerto San Julián que ofrece asistencia alimentaria a decenas de niños así como también también mayores y familias.

El merendero fue concebido como la pata social del proyecto político local Todos Somos Pueblo, sin embargo, con el pasar de los años adquirió autonomía sin romper esos lazos. Se transformó en una asociación civil con personería jurídica provincial y en un espacio con luz propia que se instaló como principal referencia en materia de solidaridad ciudadana.

Viviana, una de las vecinas que gestiona el merendero, contó a El Divergente que actualmente hay 90 niños inscriptos y se les da de comer diariamente a más de 70 de ellos. Se trata de un número que se duplicó en comparación a 2 años atrás, cuando asistían alimentariamente a 30.

La parte alimentaria no se termina en las meriendas, pues en el merendero, nos contó Viviana, también se realizan almuerzos a los que se suman 35 niños y 10 adultos.

Clases de apoyo, confección de cubrebocas, y donación de ropa

La referente también expresó que en el merendero se dan clases de apoyo escolar y talleres, como el de inglés, en los que hay alrededor de 45 niños inscriptos. Actualmente estos talleres y clases no se dan por el receso invernal, pero se estipulo que vuelvan entre los meses de agosto y septiembre, explicó.

Entre las otras actividades que desarrollan se encuentra la del ropero solidario, en la que las organizadoras reciben abrigo de los vecinos para donar a quienes necesitan, el cual está disponible de lunes a viernes de 18 a 20 horas.

En el merendero también se llevan a cabo tareas consistentes en el agregado de valor a lo donado, pues con retazos y otros elementos se confeccionan tapabocas y con la ropa que tenga algún desperfecto se la repara.

El merendero y la pandemia

Viviana contó que durante la pandemia se han complicado las actividades diarias del merendero, pues tuvieron que cambiar la forma en la que brindan asistencia. Al no poder congregar gente, debieron llevar meriendas y bolsones de comida a los lugares donde se viven los niños y adultos carenciados.

Un rasgo distintivo, manifestó la referente de Infancia Feliz, de lo ocurrido fue que muchos adultos de entre 50 y 60 años se quedaron sin trabajo y les resulta dificultoso ingresar nuevamente al sistema productivo. Ese fenómeno los expulsó en varios casos a la pobreza y aterrizaron en el merendero para recibir asistencia alimentaria.

Campañas actuales y futuras

En relación a las campañas que usualmente difunden, Merendero Feliz actualmente recolecta mantas y abrigos e invita a todo vecino que le sobre frazadas y elementos parecidos a donarlos dirigiéndose al local ubicado en 12 de octubre 1515. Próximamente lanzarán una iniciativa para la recolección y reciclaje de juguetes.

Comments

comments