Grupo de familias reclamó ante intendente e IDUV por construcción de nuevas viviendas y regulación de alquileres en Puerto San Julián

Un grupo de familias en lista de espera por casas reclama un nuevo plan de viviendas y la regulación de alquileres.
Un grupo de familias en lista de espera por casas reclama un nuevo plan de viviendas y la regulación de alquileres.

Se manifestaron mediante cartas a la intendencia y al instituto provincial de vivienda. Dicen que la entrega de un solo barrio de 32 viviendas en 10 años no soluciona la crisis habitacional en la localidad.

Un grupo de familias que se encuentran desde hace muchos años a la espera de viviendas públicas que aún no se construyen o cuya construcción quedó inacabada y judicializada se manifestaron por escrito ante la intendencia y el Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda (IDUV).

Las cartas serán entregadas a las respectivas autoridades en el transcurso del sorteo por medio del cual se asignarán las casas del barrio 32 viviendas a sus adjudicatarios.

Quienes están detrás de esta acción dicen que representan a más de 300 familias que están en la lista de espera por viviendas públicas desde hace años.

Critican que en 10 años solo se hayan construido y adjudicado 32 viviendas mientras hay cientos de habitantes que esperan por acceder a una casa y deben lidiar con alquileres altos que superan el margen de lo tolerable en materia de gasto mensual.

Al IDUV le reclaman, puntualmente, la construcción de más viviendas, mientras que a la municipalidad le exigen que regulen la situación respecto a los alquileres.

Diferenciación frente a ocupantes de viviendas abandonadas

Este acontecimiento se suma a la crisis por la vivienda que estalló esta semana en Puerto San Julián con la ocupación de terrenos y construcciones judicializadas a mitad de semana por parte de otro grupo de familias que no tienen vivienda y a duras penas pueden pagar un alquiler para acceder a un techo provisorio.

Las familias que enviaron las cartas se diferencian de los ocupantes de viviendas abandonadas, pues critican su accionar y lo comparan con la larga espera que ellos tienen que afrontar por acceder a una vivienda con los papeles en regla. Se equiparan con la legalidad mientras que tachan la ocupación de casas por parte del otro grupo como ilegal.

También resaltan que son sanjulianenses, personas que hace mas de diez años viven en Puerto San Julián, dando a entender que los que se metieron a las viviendas sin terminar son recién llegados o no cumplen con los requisitos para acceder a una casa.

Acción estratégica y de impacto

La ocupación llevada a cabo el miércoles por la noche encendió una luz de alarma en este grupo que apareció en el día de la fecha, pues temen ser «madrugados» en la lista de espera en aras de lograr una salida pacífica de la toma.

Por eso, se vieron empujados a encarar una acción de corte espectacular y de gran impacto para visibilizar su reclamo y anteponerlo al de las familias que ocuparon las viviendas judicializadas.

Una escena más de la lucha de clases entre sectores medios y bajos que tiene lugar alrededor de aquellos bienes escasos y desigualmente distribuidos en Puerto San Julián, como las casas y terrenos.

Comments

comments