Gleadell acomodó a su hijo en el directorio de SPSE

Sucedió antes de ser el nuevo titular provisional de la empresa. Sin ninguna experiencia previa, fue puesto en un cargo para que no tiene competencias ni estudios universitarios.

Violación de cuarentena y nepotismo mediante, Gleadell ya suma dos manchas en su flamante nueva posición.

El fin de semana trascendió que el titular provisional de Servicios Públicos Sociedad del Estado (SPSE) Nelson Gleadell posicionó a su hijo, Nelson Daniel Gleadell, como integrante del directorio de la estatal provincial.

Gleadell, que ya venía del escándalo por violar su cuarentena durante el mes pasado, sigue en el ojo de la tormenta. En esta ocasión, por ejercer el nepotismo y el abuso de poder al colocar a su hijo en un alto cargo para el cual no tiene experiencia.

Nelson Daniel ocupa la posición que su padre dejó vacante al ser erigido como titular interino de SPSE. Tiene apenas 20 años, carece de estudios universitarios o calificaciones de algún tipo más allá de un bachillerato con orientación en Ciencias Sociales y recibirá un salario mensual de $196 mil pesos (más viáticos) por desempeñarse en lo más alto del directorio.

Tanto la violación de aislamiento como el acomodo de su hijo indica que la nueva autoridad de la empresa no es una persona que privilegie el bienestar colectivo sobre el individual. Sin embargo, a la vista que ha cometido el mismo error que Michudis, ¿Por qué este cayó en desgracia y Gleadell fue premiado?

Puede decirse que la información sobre el ex intendente violando el aislamiento se visibilizó cuando ya era un hecho consumado la caída de Nicolás Michudis y la rueda de los procedimientos y protocolos administrativos ante el caso se activó para que, según lo especificado por las leyes, Gleadell, el segundo en la línea de mando, lo sucediera.

Sin embargo, hay que mirar las aguas subterráneas que recorren a SPSE y están compuestas por distintos intereses en juego. Denotan relaciones de poder y cristalizan el posicionamiento de las distintos grupos en la empresa estatal.

Estos grupos (los Michudis, los Gleadell, etc.) conforman una misma casta. Se enfrentan y se alían constantemente. Si hay un enemigo común, se alían, pero hay diferencias, surge el conflicto.

El anterior presidente de SPSE entró en conflicto con figuras superiores en el estado provincial que no son afines al grupo que integra y representaba hasta la semana pasada en la estatal.

Michudis cometió un error. Pero fue un error funcional para ser explotado por quienes quisieron desplazarlo del cargo para poner personas como Gleadell en su lugar. Priorizando la obediencia por sobre la capacidad técnica que hace falta para desempeñar la presidencia de SPSE.

Comments

comments