Ganó Gardonio la intendencia, pero tendrá un Concejo Deliberante con mayoría peronista.

El 21,15% del electorado sanjulianense prefirió no votar por ningún candidato a intendente.
La oposición se ubica como la primera fuerza en el Concejo Deliberante de Puerto San Julián. Lo que compromete la gobernabilidad de la nueva gestión.

El radical Daniel Gardonio fue electo nuevo intendente de Puerto San Julián. Ganó con el 35,87% de los votos frente al peronista Nelson Gleadell, que sumó el 29,37%. De esta manera, el oficialismo local retiene la intendencia luego de la criticada gestión Tomasso. El peronismo, por su parte, logró la mayoría en el Concejo Deliberante.

En la elección de intendente hubo un actor más en la polarización del voto, que se decantó por tres opciones principales. Después de Gardonio y Gleadell, el tercer lugar de preferencias lo ocupó el voto en blanco con el 21,15%.

Este nivel de preferencia por ningún candidato visibiliza una crisis de legitimidad que afrontará el intendente electo. Cuya suerte en la elección se vio favorecida por la fragmentación del voto peronista.

Gleadell no pudo retener detrás de su candidatura un voto que podría haber evitado la continuidad de la coalición gobernante por cuatro años más. Más allá de contar con algunos apoyos provenientes de las filas leales a Javier Castro, un caudal importante de este electorado se ha ido para el voto en blanco y, en menor medida, a Gardonio.

Una de las causas del voto en blanco, entonces, puede rastrearse en la ausencia de Javier Castro en la contienda electoral, y en la intención manifiesta de algunas de la listas peronistas, que lo siguen como líder, de no apoyar a ningún otro candidato del espacio.

El resto de los candidatos a intendente obtuvieron cifras menores. La caravana de sublemas macristas restantes no llegan al 10% de los votos (Rafael Navarro: 3,87%, Gonzalo Padin: 2,21%, Raúl Verón: 1,78% y Marita Haro: 0,97%), aunque suponen un respaldo adicional para el intendente electo, elevando su caudal de 35,87% a un 44.7%.

Por su parte, el candidato del FIT, Pablo Salazar, obtuvo el 2,87% del voto popular, superando así a tres de los sublemas del oficialismo local.

El peronismo, primera fuerza en el Concejo Deliberante.

La elección de concejales fue ganada por el principal sublema del oficialismo, que obtuvo el 29,04%. Sin embargo, este porcentaje no es suficiente para colocarse como primera fuerza parlamentaria. Pues la oposición peronista, sumando sus listas, ha podido colocar a tres de los cinco concejales que integrarán el Honorable Concejo Deliberante a partir de diciembre.

La nueva mayoría superó así a la suma de todos los sublemas oficialistas. La más votada de las listas peronistas ha sido la de Pehuen Guerci, que se colocó en el segundo lugar general con el 14.06% de los votos. Los sublemas encabezados por Gustavo Álvarez, Daniela Romillo, Nano Ulloa, Melisa Rutherford y Silvia Erichsen aportaron sus respectivos 12,39%, 8,48%, 5,93%, 5,20% y 2,62%.La suma total de los sublemas peronistas arrojó un 48,68% sobre un 37.56% de todas las listas del oficialismo local.

La candidata del Frente de Izquierda, Marcela Villegas, alcanzó un 3,15% del voto. Mientras que el voto en blanco sumó un 5,99%. Una cantidad menor a la registrada en la elección de intendente.

Un mapa político polarizado que dificultará la gobernabilidad.

Los datos arrojados por el comicio reflejan una polarización política entre dos fuerzas principales por debajo de los sublemas que compitieron. El oficialismo pudo retener la intendencia por la dispersión del voto peronista y la falta de una candidatura que fortaleciera a ese espacio.

No obstante, la coalición que gobernará Puerto San Julián por cuatro años más tendrá en frente a un peronismo fortalecido a nivel legislativo tanto en la comuna, con Daniela Romillo y Gustavo Álvarez que responden a Javier Castro, y Pehuen Guerci, que responde a Gleadell, como en la provincia, con el escaño obtenido por Nicolás Michudis como diputado por el pueblo, también alineado a Castro, en agosto.

Cada paso que dé el nuevo gobierno local deberá ser consensuado con la oposición. Solo así la vida pública y política Puerto San Julián podrá ser viable y funcional a la solución de los problemas que afectan a la comunidad.

Comments

comments