Escracharon a Claudio Vidal en 28 de noviembre

El precandidato Claudio Vidal, escrachado por municipales de 28 de noviembre.
El precandidato Claudio Vidal, escrachado por municipales de 28 de noviembre.

Una trabajadora estatal local le dijo al precandidato a diputado nacional que sufren aprietes en esa municipalidad, cuyo intendente forma parte de SER, la fuerza política que el sindicalista petrolero encabeza.

La acción dejó en evidencia que en ese espacio, presentado como una novedad, se repiten las mismas practicas que en los partidos tradicionales.

El precandidato a diputado nacional por SER Santa Cruz, Claudio Vidal, fue escrachado por trabajadores estatales a la salida de un acto de campaña en 28 de noviembre.

Una de las trabajadoras municipales le reclamó al gremialista petrolero que el intendente de esa localidad, Fernando Españón, que forma parte de SER, propicia la persecución política hacia cualquier postura de disidencia al interior de la municipalidad.

Al grito de «los empleados municipales sufrimos aprietes» la empleada exteriorizó una situación que dista bastante de la vida democrática, la cual debería estar reflejada en el funcionamiento interior de un estado municipal liderado por personas puestas allí por el voto popular. Menos con un gobierno cuyo jefe es parte de un movimiento político con pretensiones de presentarse como plural y transparente.

La intervención descolocó e incomodó en un principio al precandidato, quien no se esperaba algo así en un terreno considerado bastión político principal de su agrupación.

Ante el reclamo de la mujer, y para quedar bien, dijo que iba a tener en cuenta lo que escuchó de boca de ella y siguió con sus saludos como si nada hubiera pasado.

Ser más de lo mismo

El escrache dejó en evidencia que SER Santa Cruz quizás no encarne la renovación de la política provincial, sino que se trata de un reciclaje de políticos y militantes provenientes de las fuerzas políticas tradicionales: peronistas y radicales desencantados o desplazados a un segundo plano en ambas estructuras.

En esa mezcolanza pueden encontrarse sectores y personas que reproducen las mismas lógicas autoritarias de la vieja política, como la que encabeza el aliado de Vidal en el municipio que gobierna, según la acusación de la trabajadora que increpó al petrolero.

La ambivalencia del escrache

Más allá de ser un método polémico y, por lo general, estéril, el escrache en algunas ocasiones puede ser una acción que transparenta la verdadera naturaleza política de movimientos e individuos.

Definitivamente, después del episodio sufrido por Claudio Vidal, en el que confrontó públicamente con las miserias de sus aliados, a SER Santa Cruz se le cayó la aureola y es una fuerza política más con dirigentes corruptos y autoritarios.

Comments

comments