El VAR eliminó a River de la Libertadores ¿También dejó afuera del futbol al factor humano?

Las jugadas de la polémica en Palmeiras vs River.
Las jugadas de la polémica en Palmeiras vs River.

El partido de Palmeiras vs River Plate volvió a instalar la duda respecto al dispositivo tecnológico implementado con la pretensión de transparentar y mejorar el arbitraje en los partidos.

River Plate gano 2-0 a un limitado Palmeiras y estuvo cerca de dar vuelta una serie que se le complicó en el partido de ida (0-3), pero se quedó afuera de la Copa Libertadores de América.

Luego de un primer tiempo arrollador para el conjunto millonario, en el que marcaron los dos goles que lo acercaron a la hazaña, el arbitraje y la mala suerte imposibilitaron que el club argentino pudiera pasar a la final y jugar contra el ganador de Santos vs Boca Juniors.

Sin embargo, lo que quedó en el ojo de la tormenta fue el uso del VAR (Video Assistant Referee), pues fue el motor de las polemicas decisiones arbitrales y boicoteó algunas de las acciones ofensivas de River, como el que podría haber sido su tercer gol, que hubiera llevado a penales la serie o abierto las puertas para una goleada histórica de visitante.

No hay que dejar de marcar el hecho de que también invalidó un penal para los riverplatenses, una buena actuación de Matías Suárez que fue justamente no reconocida como falta.

La maquina de impedir

Así, este dispositivo se transformó en una verdadera maquina de impedir para el equipo millonario. Pero no de una maquina de impedir utilizada para perjudicarlo alevosamente, pues tanto la falta que hubiera posibilitado el penal como el gol de Montiel realmente no tuvieron lugar. El primero fue una simulación y en el segundo hubo offside de Rafael Santos.

La sospecha de intervención humana viciada podría estar en el uso excesivo que se hizo del dispositivo en las jugadas peligrosas contra el Palmeiras durante el segundo tiempo. Lo que incidió en el cambio de ritmo del partido y golpeó el espíritu del club visitante.

No obstante, River, inclusive con un jugador menos, siguió siendo más que un equipo brasilero dedicado a dar lastima durante todo el encuentro. Poco se entiende sobre que fue lo que sucedió en el partido de ida para que los de Gallardo perdieran 0-3. El que gane de Boca vs Santos estará agradecido por el regalo en la final.

¿El VAR mató al fútbol?

Las voces que celebran o buen con buenos ojos la implementación de este dispositivo argumentan que ayuda a transparentar y objetivizar las decisiones arbitrales al dotarlas de una racionalidad que no está sujeta solo a los sentidos ni limitaciones del arbitro, sino que se complementa con la tecnología de punta para observar el movimiento milimétrico de todos los jugadores en el marco de una situación particular producto de la dinámica del juego en un partido de fútbol.

La crítica se orienta a la pretensión que se tiene con el VAR de implementar una inteligencia artificial que defina la suerte de los partidos de fútbol, sin importar que lo despoje de elementos humanos que le dan vida y emoción como las equivocaciones mismas de los árbitros y los jueces de línea.

Hay un nuevo jugador que no corresponde al reino de lo humano y, si se lo combina con el uso torpe que le dan los referís de la CONMEBOL, parando los partidos mas de cinco minutos inclusive para que hagan el numerito de ir hasta la pantalla a ver la jugada, termina por matar el espíritu humano de competencia y talento que se desenvuelve de forma natural en los partidos de fútbol. Jugadores y árbitros terminan bailando la orquesta de una maquina operada por operadores técnicos.

De más está decir que la panacea tecnológica de eliminar intereses creador alrededor de este deporte con el VAR se encuentra lejos de la realidad, porque la tecnología en sí no reemplaza a tales grupos de poder que operan en el fútbol, sino que ella es utilizada para reproducir los mismos vicios que se daban antes, aunque a una escala mayor bajo el manto de la racionalidad tecnológica y neutral.

La pregunta sigue estando en el aire: ¿El VAR llegó para quedarse o es una tecnología inútil cuyo destino es ser descartada? Eso dependerá del grado de sustentabilidad o inviabilidad que aporte al negocio generado alrededor del deporte rey. Y eso depende en gran parte de la adaptación que presten los fanñaticos y simpatizantes respecto al intento por naturalizar el uso del dispositivo.

Comments

comments