El Senado transformó en ley la Interrupción Voluntaria del Embarazo

El Senado aprobó la Interrupción Voluntaria del Embarazo.
El Senado aprobó la Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Sucedió en la madrugada. Los senadores que no tenían definido su voto terminaron emitiendo su postura a favor. La cual, al final, superó a los votos negativos por una diferencia de 38 a 29.

El Senado de la Nación aprobó el proyecto de ley que legaliza la Interrupción Voluntaria del Embarazo en Argentina. Desde hoy, ya no será ilegal ni delito que las mujeres puedan decidir sobre su cuerpo hasta los 14 meses de embarazo, según expresa esta ley surgida de la sociedad civil y el mayor consenso político posible.

Se esperaba una votación ajustada, sin embargo, ya en la noche de ayer los números arrojaban tendencias favorables a la postura verde, las cuales se ampliaron cada vez más hasta cristalizarse en los números finales: 38 senadores votaron a favor de que sea ley, 29 votaron en contra y 1 se abstuvo de votar.

Los que no habían hecho pública su postura, y se mostraban indecisos en las semanas y días previos, se volcaron a favor de legalizar la interrupción voluntaria del embarazo.

Entre las amenazas, el compromiso y el pragmatismo

En muchos casos, las senadoras y senadores que votaron a favor de que sea ley tuvieron que enfrentar tanto amenazas como presiones de los sectores en contra como parte de una campaña negra que también incluyó pegatinas intensas de afiches en las calles llamando a la estigmatización del proyecto y quienes lo apoyan.

Quienes votaron en contra fueron senadores ligados al conservadurismo religioso del peronismo ,el macrismo y el radicalismo, mientras que quienes apoyaron el proyecto fueron los sectores progresistas de esos mismos espacios así como algunos pragmáticos para los que la situación se les presentó como una oportunidad política.

Afuera del Congreso Nacional, la plaza se encontraba dividida entre las dos posturas, con una cantidad predominante de organizaciones, agrupaciones políticas militantes y ciudadanas/os por la legalización.

Un hecho histórico consumado

Si bien ya era un hecho que la marea verde había copado la Cámara Alta y se sabía el resultado de la votación antes de la medianoche, los senadores, ya sea que estuvieran a favor o en contra, no quisieron perder protagonismo y exprimieron todo el tiempo que se les asignó para hablar de un tema tan sensible en una jornada histórica a costa de ampliar exponencialmente la mezcla de ansiedad y aburrimiento del público hasta el horario que se había pactado que se dirimiera la cuestión: a las 4 de la mañana.

A partir de ese momento, se reconoció un derecho postergado a las mujeres durante mucho tiempo, y el país es un lugar más justo a pesar de las numerosas contradicciones, los problemas graves en la economía y la distribución del ingreso, y la persistencia de una pandemia que pone en jaque a la salud pública.

Comments

comments