El pastor Domínguez también habría cometido abuso sexual en Puerto San Julián

El pastor R. Domínguez, acusado de abuso sexual en Piedra Buena y Puerto San Julián.
El pastor R. Domínguez, acusado de abuso sexual en Piedra Buena y Puerto San Julián.

Varias chicas denunciaron ser victimas de su conducta sexualmente depredadora y aberrante mientras estuvo en la localidad, al igual que la misionera que lo hizo público recientemente.

El pastor abusador de Luis Piedra Buena, R. Domínguez, fue señalado como autor de otros episodios de abuso sexual, en este caso contra jóvenes chicas de Puerto San Julián.

La denuncia pública de la joven de Misiones, en la que contó el calvario que sufrió a manos de este sujeto, envalentonó a otras mujeres que sufrieron el mismo tipo de accionar por parte del pastor.

Estas jóvenes se comunicaron con Johanna, una vecina de Piedra Buena que ayuda a la reciente victima de Domínguez a llevar adelante la causa ante la justicia.

Johanna explicó a medios provinciales que, antes de residir y trabajar en Piedra Buena y como había anticipado El Divergente, el pastor vivió en Puerto San Julián.

Luego de haber cometido la serie de abusos, huyó de allí hace tres años y medio para instalarse donde se encuentra en la actualidad.

También agregó que quienes lo denuncian no quieren dar nombres por el momento, pero se tratan de historias similares a la de la misionera: personas que se congregaban en su iglesia que cayeron en sus garras.

Red de impunidad

La mujer también dijo que, pese a la denuncia y a las nuevas acusaciones por parte de otras personas, el pastor Domínguez sigue oficiando como tal en su iglesia y es protegido constantemente por su mujer y por un circulo de 3 matrimonios.

Este grupo intimo de cruzados, en un acto de desesperación quizás para que no se les caiga el negocio, lo defienden y se empecinan en distorsionar todo intento por develar la verdad en torno a la conducta aberrante del ministro evangélico.

Queda por verse el alcance de la impunidad del pastor ante una justicia que debería accionar con celeridad ante el surgimiento de nuevos casos de abuso que refuerzan su culpabilidad en el acto vejatorio contra a joven misionera.

Comments

comments