El pastor abusador de Piedra Buena también armó reuniones clandestinas durante la cuarentena del COVID-19

El pastor R. Domínguez, acusado de abuso sexual en Piedra Buena y Puerto San Julián.
El pastor R. Domínguez, acusado de abuso sexual en Piedra Buena y Puerto San Julián.

Luego de saberse el episodio de abuso sexual contra una joven que iba a su iglesia, trascendió que también es un negacionista de la pandemia.

Armó encuentros multitudinarios cuando estaba prohibido hacerlos, lo que, según fuentes, causó un foco de contagios.

Cuando todavía sigue el revuelo por el caso de abuso sexual del pastor Rubén Domínguez contra una joven que iba a su iglesia, salió a la luz también que, durante la cuarentena preventiva del COVID-19, armó reuniones con una nutrida cantidad de personas en Piedra Buena.

Siendo un negacionista convencido de la pandemia, Domínguez tuvo el tupé y la impunidad de convocar a encuentros clandestinos en su casa con otros pastores evangelistas de la provincia.

Según fuentes de esa localidad, este ministro religioso, etiquetado por muchos de sus pares como falso, siempre mantuvo una conducta desafiante a los protocolos y dijo más de una vez que tiene que venir «una pandemia peor» a la que aún toca vivir en el mundo.

Su postura fue públicamente trascendida en su momento por radios locales, dónde aparecía minimizando al virus que paralizó al planeta durante el año pasado.

La impunidad con la que se manejó el pastor con sus reuniones ilegales generó inclusive un foco importante de contagios en Piedra Buena durante el año pasado, según lo informado por estás fuentes a El Divergente.

Sin embargo, debido a sus sospechadas amistades con la crema del poder piedrabuenense, no pago siquiera una multa por sus actos y posicionamientos irresponsables ni por la consecuencia de estos si se toman en cuenta no solo los contagios generados, sino también el poder que ejerce este siniestro hombre sobre la gente.

Comments

comments