Disconformidad en grandes gimnasios con medidas de apertura.

Piden que se reconsidere el límite de diez personas a quince personas.

Reacción dispar a las medidas que autorizan las actividades deportivas. Los gimnasios grandes de Puerto San Julián manifestaron su malestar respecto al límite máximo de personas autorizado por el gobierno local.

Fernando Pandolfi, profesor y propietario de un gimnasio de más de 400 metros cuadrados, explicó que está contento con la posibilidad de reabrir, pero a la vez están desanimados con el decreto porque habilita un máximo de diez personas. Apunta a que es un trato que no contempla el tamaño de los distintos gimnasios de la ciudad.

«La regulación establecida no tiene igual impacto en un gimnasio chico que en un gimnasio de 410 metros cuadrados«, apuntó Pandolfi. Quien también expresó que hace cuarenta días presentó un protocolo con otros propietarios de gimnasios en el que proponían un límite de hasta 15 personas.

El protocolo había sido aprobado por el concejo y también fue elevado a la provincia por el gobierno local. Existiendo ese precedente, está la intención de llevar adelante el actual reclamo para, aunque sea, matizar el decreto y contemple la situación de los grandes gimnasios.

Con 10 personas vamos a tener el gimnasio al 10% de su capacidad” señaló, cuando en los gimnasios chicos, con esa misma cantidad de gente, estarán al 80%. Apunta así a que existe un descuido que puede entenderse como deslealtad comercial.

Pandolfi aclara que no es una postura en contra del concejo deliberante, así como tampoco de la intendencia ni de la gobernación, simplemente busca visibilizar un problema en la reglamentación de la actividad que perjudica a los gimnasios de mayor tamaño.

“Un local que tiene cuarenta metros puede ingresar entre 4 y 5 personas. Nosotros, que tenemos un gimnasio de 400 metros podemos meter 25 personas tranquilamente y estaríamos al 50% de nuestra capacidad”.

Otra variable a tener en cuenta es la cantidad de personas que van a estos gimnasios así como los que querrán comenzar a hacer actividad física luego de meses de inactividad. Pandolfi apunta a que, con los límites impuestos, los grandes gimnasios estarán desbordados por la demanda. También señala que tendrán que ajustar el trabajo del personal, que se verá limitado por las restricciones.

Por último, el profesor de Educación física señala que la regulación profundiza los problemas financieros de los grandes gimnasios y el pago de impuestos y servicios como al personal empleado en ellos.

Comments

comments