Día del empleado municipal, entre la dignidad y la precariedad en Puerto San Julián

El 8 de noviembre de cada año se celebra el Día del Trabajador Municipal. Cortesía: Municipalidad de Puerto San Julián.

Hoy se celebra el Día del Trabajador Municipal en la localidad. Tanto el gobierno local como políticos y sindicalistas les mandaron sus saludos en redes sociales.

Sin embargo, el presente de salarios bajos y precarización que atraviesan dista mucho de ser el de la dignidad a la que aspiran al ser parte de la columna vertebral del funcionamiento del estado local.

En el día de la fecha se celebra el Día del Trabajador Municipal en Puerto San Julián.

Tanto las autoridades del gobierno local, como políticos y sindicalistas enviaron, como es tradición, sus saludos a este sector tan importante para la comunidad en su día a día.

Desde El Divergente también nos pronunciamos con un cordial y sincero saludo, pero a la vez es necesario echar luz sobre la situación presente que atraviesan, la cual dista de ser digna en términos salariales y de condicionamientos por parte de las autoridades municipales.

Más allá de que representen la columna vertebral y cada una de las articulaciones del estado local, los trabajadores municipales de Puerto San Julián ganan menos que el promedio que sus pares en el resto de los municipios de Santa Cruz.

La lucha sindical por la recuperación salarial

El gobierno local, gracias a la presión ejercida por los sindicatos SOEM y ATE, ha posibilitado un aumento salarial para este año del orden del 51%, una cifra que se ubica a la altura de la tasa inflacionaria acumulada a lo largo del mismo año.

Ese aumento tendrá impacto en el aguinaldo. Por otra parte, también, gracias a los mismos sindicatos, la municipalidad cambió el régimen de bonos especiales, los cuales pasaran de tener un monto fijo de 2 mil pesos a ser el equivalente a un porcentaje del sueldo básico.

El aumento del 100% de las asignaciones por conyugue, hijo en edad escolar y/o con discapacidad también representa un resultado de la movilización sindical para que los empleados municipales sanjulianenses recuperen su poder adquisitivo.

No obstante, el pozo salarial en el que se encontraban todavía hace que esta recomposición aún sea insuficiente.

Condicionamientos de arriba

Sin embargo, como si fuera poco el hecho de estar combatiendo la precarización, los empleados municipales también deben lidiar con manejos desprolijos de las autoridades municipales respecto a cuestiones claves como el reparto de módulos, realizado de una manera condicionada en base a la lógica amigo/enemigo y no a la eficacia desplegada en sus respectivos roles al interior del estado y de cara a la sociedad civil.

Valorar al trabajador municipal

Es por eso que la comunidad sanjulianense también debe valorar a los trabajadores municipales en tanto obreros que hacen posible el funcionamiento cotidiano del estado en el que vivimos.

Si no fuera por su esfuerzo diario, ni las instituciones, la administración, las obras públicas o la recolección de basura funcionarían y la realidad sería notablemente más caótica, precaria, inestable y brutal.

El estado y sus trabajadores, con todos los defectos desplegados por la burocracia, siguen siendo elementales pues separan a la sociedad civilizada de la barbarie del estado de la naturaleza, enmarcando a la comunidad en una situación de paz en la que cada individuo puede alcanzar su desarrollo y bienestar.

Comments

comments