Denuncian por maltrato laboral al jefe del corralón municipal

Una empleada, Karina Silva es sistemáticamente sometida a maltratos psicológicos por su orientación sexual.

El jefe del corralón municipal, Claudio Lillo, fue denunciado por maltratar a una de sus empleadas por su orientación sexual.

La trabajadora discriminada es Karina Silva, quien se dio a conocer en el video viral «El orgullo de ser quien soy» realizado hace unos meses. Según la denuncia, empezó a recibir maltratos de su jefe luego de que se hiciera público el video.

«Me trataba como una basura» expresó Karina Silva a El Divergente. También dijo que la ha pasado mal y que nunca se había sentido así de discriminada.

También habló de que jamas tuvo problemas con otras personas en la municipalidad y que el intendente la tiene en muy buen concepto por su rendimiento laboral.

El jefe del corralón tiene en su historial otro caso de maltrato por la misma razón hacia una ex empleada, que terminó pidiendo el cambio de sector por esa razón. Este hecho se visibilizó luego de la denuncia por maltrato a Silva.

Estos casos despertaron el cuestionamiento hacia la idoneidad de Lillo para el cargo. Distintas fuentes informaron a El Divergente que su cambio de sector es cuestión de tiempo porque el jefe de gobierno municipal ya citó a Lillo para hablar seriamente con él debido a su comportamiento.

La chica que se fue por el abuso de poder al que era sometida podría volver en el caso de que el actual mandamas del corralón se vaya.

La reacción conservadora a la apertura social

Este hecho pone de relieve los bastiones conservadores que aún existen en el estado y la sociedad local. Si bien los margenes de tolerancia crecen cuando un video como «El orgullo de ser quien soy» es considerado de interés municipal por el Honorable Concejo Deliberante y es bien recibido por la mayor parte de la sociedad, también hay un polo de resentimiento y odio que crece alrededor de sectores que son intolerantes hacia la diversidad sexual, como el que representa Claudio Lillo.

Lillo además de trabajar en el corralón municipal es pastor de una de las iglesias evangélicas de Puerto San Julián. Se lo conoce por sus posturas ultraconservadoras y polémicas que se manifiestan contra la liberación sexual y el aborto pero defienden a violadores con la excusa de estar arrepentidos de sus actos.

Comments

comments