De macristas a vecinalistas: los candidatos de Puerto San Julián que se metieron al closet

Los candidatos a intendente y concejales, que hasta hace poco estaban públicamente alineados al macrismo, hoy se deslindan del oficialismo nacional y comunal.

El gobierno de Macri se hunde por una crisis económica que no cesa y se agrava. La campaña del “sí se puede” no está moviendo el amperímetro electoral, pues las encuestas parecen indicar un nuevo triunfo de Alberto Fernández sobre el actual presidente para este domingo 27.

Las filas provinciales y municipales alineadas al macrismo se hacen eco de la debacle. La mayoría del electorado prefiere no saber nada de ellos, y es por eso que sus candidatos a gobernadores provinciales, diputados, senadores, intendentes y concejales llaman, en mayor o menor medida, a cortar boleta. Un “sálvese quien pueda” sin precedentes.

Un ejemplo claro de ello puede verse en Puerto San Julián, donde casi todos los candidatos a intendente y concejales se han desentendido no solo del gobierno nacional y los referentes nacionales del macrismo, también hicieron lo mismo con la mediocre gestión del actual intendente, el macrista Antonio “Tony” Tomasso.

Son tres los sublemas macristas que se presentan a esta elección. Listas que hasta hace poco proclamaban a viva voz su alineamiento a Juntos por el Cambio y, de repente, se transformaron en nuevas agrupaciones surgidas de la nada:

  • “Presente con Futuro”, que lleva como candidato a intendente a Daniel José Gardonio, y como candidato a primer concejal a Mario Piero Boffi.
  • “Proyectando Futuro”, con Rauly Verón como candidato a intendente y Omar Salazar a la cabeza de la lista de concejales.
  • “Defensores del Cambio”, con Gonzalo Ariel Padín como candidato a intendente y Daiana Duvravcic como primera candidata a concejal.

Si bien la lista de Duvravcic mantiene, aunque sea en el nombre, una identidad política ligada al macrismo, lo cierto es que los discursos que manejan han cambiado de manera notoria. Pues se desentendieron por completo del oficialismo nacional y comunal. Efectuando un desplazamiento hacia posiciones puramente vecinalistas.

No obstante, bajo sus nuevos disfraces, estos sublemas que postulan distintos candidatos a intendente y concejales responden a un mismo espacio político: “Unidos por San Julián”. Dado ello, y más allá de haber apoyado las malas políticas de los gobierno nacional y municipal en lo económico y social, el haberse cambiado la camiseta les da alguna chance de ganar la elección.

Se trata de una estrategia orientada a engañar al electorado sanjulianense. Detrás de este “nuevo vecinalismo” se oculta la continuidad de un proyecto que no resultó ni en la ciudad ni a nivel nacional. En Puerto San Julián gobierna un intendente denunciado por corrupción y favoritismos, mientras que el gobierno nacional dejó como resultado un 35% de pobreza, más de un 50% de pobreza infantil y un desempleo de dos dígitos. Dos experiencias que se miran en el espejo del modelo económico chileno. Cuyos trágicos resultados han quedado a la vista del mundo en estos últimos días.

Este domingo, Puerto San Julián decide su destino. Los sanjulianenses deberán elegir entre un espacio, el peronista, que propone un modelo de ciudad justa, inclusiva y sustentable, y otro, representado por estos sublemas macristas de closet, que pretenden implementar una visión de ciudad privatizada. En la que la comunidad y la política sirva a los intereses económicos de unos pocos.

Comments

comments