Cómo comenzar a correr en Puerto San Julián y no rendirse en el intento

Correr es un escape de la realidad cotidiana para verla desde otra perspectiva.
Correr es un escape de la realidad cotidiana para verla desde otra perspectiva.

Después de las fiestas de fin de año comienza otra tradición, la de querer ponerse en forma y dar inicio a una nueva vida sin vicios, pero muchos terminan dando un paso al costado. En ese contexto ¿Es posible mantener un buen habito como correr?

Terminaron los festejos por el año nuevo, se fue diciembre, y con ello, las libertades que nos tomamos con la comida y la bebida se transforman en culpa y ganas de purgar nuestros cuerpos con la pretensión, a veces, de querer empezar una nueva etapa libre de excesos.

A algunas personas se les da por comenzar a correr o caminar para quemar las grasas y alcoholes consumidos. Esta nota se trata sobre cómo conseguir que esa acción se transforme en un habito.

Objetivos modestos

Lo primero a tener en cuenta es proponerse objetivos modestos, ser sincero con uno mismo y establecerse pequeñas metas diarias, semanales o mensuales, a la altura de las capacidades físicas de cada uno. No hay que hacerse el Usain Bolt a la primera de cambios porque seguro será una decisión inútil y perjudicial para la salud.

Es necesario dotarse de paciencia y no sobre-exigirse. Darse un tiempo necesario para correr sin apurarse por terminar la tarea. Lo ideal, para comenzar, es media hora entre dos y tres veces por semana. No necesariamente esa media hora tiene que ser solo de correr/trotar, también se puede intercalar con caminar a paso ligero.

Elongación, hidratación y alimentación

Es indispensable la elongación de músculos antes y después de cada entrenamiento. Con ello se evitarán lesiones. También es vital entrenar con un buen nivel diario de hidratación. Como mínimo hay que ingerir 1 litro diario de agua, del cual no todo tiene que ser del agua como la conocemos, pues también las frutas y verduras tienen agua.

Llevar una alimentación sin excesos diarios también es de importancia para mantener la constancia en esta actividad. No es necesario eliminar los excesos, pero si es clave, por lo menos, transformarlos en permitidos semanales, quincenales o mensuales, incorporar frutas y verduras a la alimentación diaria y reemplazar las gaseosas por agua.

Claro que es ideal eliminar los excesos por completo, pero, en su gran mayoría, los hombres son pequeños y presas de sus pasiones. Por lo tanto, depende del objetivo que cada uno se proponga, lo importante es alcanzar una sustentabilidad equilibrada en la que siempre se imponga el progreso logrado con el running por sobre las consecuencias de los excesos que uno se permita.

Medir y calcular los entrenamientos

Una sugerencia para esta actividad es la de contar con un reloj o cronómetro. El cual no solo sirve para calcular el tiempo del entrenamiento diario y la distancia recorrida, también es de utilidad para tomar registro de la evolución semanal, mensual y hasta anual, y advertir así los progresos que uno logra así como los puntos a mejorar. Hay relojes como los que ofrece Garmin o aplicaciones para celular como Strava y Runstatic que son completas al respecto.

Lugares para correr

Muchas personas que empiezan a correr, trotar o caminar lo hacen en una plaza o parque, otros se agarran la costanera o simplemente salen unas cuadras por el barrio. No importa donde se comience con la actividad, lo esencial es arrancar relajados, con ganas de iniciar algo nuevo que se prolongue en el tiempo y reemplace el sedentarismo a tiempo completo.

Un escape de la vida cotidiana que da progresos graduales

Con el tiempo, y si la actividad es llevada con paciencia y realismo, sin querer quemar etapas, correr dará sus frutos. Estos se verán reflejados tanto en el cuerpo como en la mente, los cuales luego del primer mes de entre 2 y 3 entrenamientos intercalados semanales de entre 30 y 45 minutos diarios se verán desentumecidos por ese mundo de nuevas sensaciones que abre el running.

Correr no ofrece soluciones mágicas, pero si progresos graduales, y un habito que sirve para desconectarse de la realidad cotidiana, las obligaciones, las decisiones y los conflictos. Una salida de la zona de confort para ver la vida de uno desde otra perspectiva y en la que se conocen nuevas personas con afinidad por este deporte.

Dada la pandemia, se recomienda que esta practica sea llevada a cabo de manera individual o en grupos poco numerosos que respeten las distancias. En este caso el uso de cubrebocas no es obligatorio, pero es preciso usarlo antes y después de la actividad.

Comments

comments