Camioneros de Santa Cruz se suma a un frente contra la eliminación de indemnizaciones por despido

La eliminación de la indemnización sería un paso sustancial hacia la reforma laboral que debilitaría más a los trabajadores argentinos.
La eliminación de la indemnización sería un paso sustancial hacia la reforma laboral que debilitaría más a los trabajadores argentinos.

Crece la oposición sindical frente a un proyecto legislativo presentado por Juntos por el Cambio que busca anular la indemnización para reemplazarlo por un seguro financiado por el salario del trabajador.

Durante esta semana se produjo en Buenos Aires un encuentro entre Sergio Sarmiento, el secretario general de Camioneros de Santa Cruz, con el referente nacional de ese gremio, Hugo Moyano.

Durante la reunión, Sarmiento y Moyano hablaron sobre varios asuntos, pero el central fue la preocupante situación respecto a las posibilidades de que se debata un proyecto de ley que perjudica a la clase trabajadora: la eliminación de la indemnización por despido.

Esta iniciativa, que encendió la luz de alerta en el mundo sindical, fue presentada por el bloque de Juntos por el Cambio en la Cámara de Diputados de la Nación en medio de un acalorado debate mediático que tuvo lugar sobre el final de la campaña por las PASO.

Un precario seguro pagado por el trabajador como reemplazo

De esta manera, la coalición liderada por el jefe de Gobierno de la Ciudad Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, visibilizó su posición en contra de la indemnización, proponiendo un seguro financiado por el trabajador en su reemplazo. Aspecto central del proyecto de ley presentado.

El seguro estaría compuesto por un fondo de desempleo el cual se constituya en los costos y aportes que las empresas realizan a día de hoy en la nómina salarial, mientras que su administración sería realizada por el Estado Nación junto con la ANSES, la Superintendencia de Seguros y el Banco Central de la República Argentina.

Oposición de los sindicatos

Los sindicatos, nucleados en la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), se opusieron cabalmente a la idea por distintas razones que van desde que representa una violación a un derecho constitucional hasta que es un robo a los trabajadores que beneficia a los patrones.

El secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano, expresó al respecto del proyecto que «ellos (por el macrismo larretismo) ya se sinceraron, está claro lo que van a hacer si ganan las elecciones, te van a sacar la indemnización que corresponde por despido y de a poco van a implementar la Reforma Laboral en todo el país».

En la Corriente Federal de la CGT comunicaron que la idea se ubica fuera de las normas y el estado de derecho y que es riesgoso por cuanto parece inspirado en épocas en que los neoliberales de hoy se aprestaban a los golpes de Estado. De ahí nuestro repudio sin vueltas a ese intento»,

El secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, dijo que «solo sirve para liberar de su responsabilidad a las patronales».

Una brújula para todos los trabajadores

Si bien es cierto que la figura del seguro es una realidad en rubros como el de la Construcción, con un alto nivel de informalidad (65%), y que más de un 40% de la población económicamente activa se desempeña laboralmente en negro, la indemnización resulta una herramienta vital para los derechos de la clase trabajadora.

Es verdad que se trata de un recurso constitucional que solo se implementa en el trabajo formal y asalariado, el cual hoy en día representa una forma de empleo que ya no es hegemónica ni dominante como sí lo era a mediados del siglo XX.

Sin embargo, más allá de que solo beneficie a una «aristocracia obrera», la indemnización por despido representa un baluarte, un horizonte y una brújula al momento de negociar cualquier tipo de contrato laboral, se encuentre este dentro o fuera de la ley, en los borrosos limites de la precarización.

Y es por eso que precisa ser defendida por una coalición lo suficientemente amplia de trabajadores, sindicatos, partidos y movimientos de toda índole que nuclee o aspire a nuclear a las distintas variantes de una fragmentada clase trabajadora.

Hugo Moyano y Sergio Sarmiento dieron un paso al solidificar y unificar el posicionamiento al interior de Camioneros. La seccional de Santa Cruz se encolumnó firmemente al lado del secretario nacional así como del secretario adjunto Pablo Moyano.

A la vez, Camioneros volverá a formar parte de la CGT con el objetivo de consolidar la posición de los trabajadores y los sindicatos frente al proyecto anti-indemnización y otras iniciativas que vendrán en el marco de un nuevo intento de reforma laboral que propicia Juntos por el Cambio y los nuevos partidos de derecha como el encabezado por Javier Milei y José Luis Espert.

2 elecciones cruciales

El 11 de noviembre se producirá un evento muy importante: la elección de nuevas autoridades en la CGT, que ordenará y consolidará la postura en común para evitar que salga adelante ese proyecto.

Tanto la línea de Camioneros, como la liderada por el sindicalismo tradicional, los aliados del kirchnerismo y los del massismo están de acuerdo en que la indemnización por despido no debe ser eliminada.

La elección legislativa de noviembre también será crucial para definir las posibilidades de que esa iniciativa siga adelante o sea enterrada.

Todo depende si se repite el triunfo de Juntos por el Cambio y el mileismo o crece el voto a favor del Frente de Todos o, en su defecto, el Frente de Izquierda, que son los que defienden, con sus múltiples diferencias entre sí, la seguridad y el bienestar de la clase trabajadora media y baja.

Comments

comments