5 mensajes de odio que escuchamos a menudo

Vivimos en una sociedad civilizada y democrática. La libertad de expresión se ha potenciado -y hasta a veces desde el anonimato- en conjunto con el crecimiento de las redes sociales. En este contexto, recibimos y escuchamos muchísimos mensajes que concentran la misma materia: el odio. La antipatía se hace presente en estas afirmaciones con una fuerza que estremece.

«No trabaja el que no quiere»

Aquí un clásico de aquellos que gozan de una buena vida, de un salario mensual y que desprecian a la gente que vive en la calle porque no tiene otro lugar para ir. No entienden -ni hacen el esfuerzo por entender- que hay estructuras y condiciones que limitan y van más allá del <<querer trabajar>>. Esta afirmación invisibiliza lo difícil que resulta conseguir un empleo, sin siquiera mencionar que sea digno y estable.

«Los comedores escolares están mal»

Un un niño haciendo fila para recibir un plato de comida en un comedor escolar. Él sabe que quizás se trate del único alimento que consumirá en el día de hoy o mañana. ¿En qué cabeza cabe creer que no es correcto brindárselo? ¿Acaso el niño cuenta con posibilidades de salir a trabajar? Condenan desde la soberbia a un pequeño hacia un crecimiento miserable. Es un comentario repudiable.

«Argentina es un país planero»

«Planero», un término que denota desprecio, odio y discriminación notoria. ¿A quién le gusta estar desocupado, no poder dar de comer a sus hijos todos los días y tener que recurrir al Estado para recibir un Plan de Ayuda? Los que dan este tipo de mensajes están atacando a un plan de ayuda social paupérrimo que para lo único que alcanza es para no morir de hambre.

«Hay que matarlos a todos»

Lo escuchamos mil veces. En una reunión familiar, en el kiosco, en el subte. Suele venir acompañado de un comentario del estilo «El que mata tiene que morir», y de una indignación de aquel que sufrió un robo o un episodio lamentable. La realidad es que no debe haber lugar para la justicia por mano propia. De existir, viviríamos en una barbarie, y quedaría obsoleto cualquier tipo de sistema legal o judicial.

«Desaparecieron los que tenían que desaparecer»

Este icónico mensaje es extraído de una mujer de edad avanzada presente en una manifestación llevada adelante en el 2017. Está inmerso en el contexto de la última dictadura militar en Argentina, y justifica las miles de desapariciones humanas que se llevaron a cabo, entre ellas las de integrantes del grupo guerrillero «Montoneros». La apología al crimen es malvada y está más que clara.

Elegimos los más comentarios frecuentes, de haber hay muchísimos más. Lo importante es que expandamos nuestros oídos y adoptemos una mirada crítica, para entender desde qué perspectiva surgen estos dichos. Esta es la manera que creemos posible desde El Divergente para construir una sociedad mejor.

¡Seguinos en Facebook para enterarte de todas las novedades!

Comments

comments